Member Login

Lost your password?

Not a member yet? Sign Up!


Contest!!

diciembre 20th, 2012 by Maria J. Morillo

Hey, everyone! :D

Just a quick entry to announce that Lindsay Cummings is having a giveaway on her blog, and she has some pretty amazing books!! Like Requiem!!! OMG OMG OMG!!!
11
So, here’s the link: http://www.lindsaycummingsblog.blogspot.com/ goooooooooooooooooooooooo!!

God bless you all,

Majo:D

Join the Contest! Lisa Burnstein

junio 8th, 2012 by Maria J. Morillo

 

Get this, people:

By entering Lisa Burstenin contest you can win:

 

A 3 chapter critique, 1 by her editor or 1 by Lisa herself, which mean you can get some pretty awesome advice on writing or, your writing might be so good that you might get your book published! That was a joke, but the advice thing is for real.

 

You can also win a B&N gift card, to buy all the books you want with 25$

 

And, a SUPER cute parrot toy that talks!!!! :D

 

here’s the link, there’s what to do, good luck!!!

http://www.lisaburstein.com/Contests_.html

“Sing Me A Love Song” (Extract)

junio 3rd, 2012 by Maria J. Morillo
Have you ever heard the first five seconds of a song and just know you will love it for the rest of your life? Just a few chords, a few notes, and you’re hooked forever.
I haven’t had that feeling in a long time. I don’t even know why I do this anymore. Everyone just seems to know it, but what about me? Music doesn’t feel the same. I don’t feel like myself anymore, I feel lost and scared and I have no idea what it is that I’m supposed to do to make it better.
I don’t know who I am.
I left the girl I used to be, alone in a forest surrounded by wolves, waiting patiently for the new me to go away so they could eat her; some nights I still cry over her.
Some nights I can feel the nasty creature’s teeth on my skin…
Someone knocks on the door and wait for me to answer. I don’t want to see anyone right now. Last night was bad enough; I do not need any more yelling, I don’t need my mother coming to me like one my wolves, waiting to attack if I don’t do what she says.
In a way, I blame her. This is her fault, this is what she created out of me a few years ago. Sure, I have fame, I have money, I’m considered beautiful, but what do I get from all of that? I hate to shop and when my mother insists on going house shopping all I can think about is the poor woman who will have to clean the gigantic mansion I’ll probably be getting.
“Come in” I say anyway.
I’m surprised to see him here. Again, last night was pretty brutal and it killed any glipmse of a friendship between us.
So here’s what happened:
I was just coming out of a performance and Gabe was the first person I saw; remember how I said I don’t know why I do this anymore? Well, I was pretty upset when walking off the stage. Gabe was not smiling, nor did he have a rose bouquett for me. The expression drawn in his face was concerned and in a way, dissapointed, like he couldn’t believe something I did. I remember thinking: What the hell is his problem? I did what I do every night. I got up there, sang, and then got down.
I walked by pass him without saying a word. He followed me to my dressing room, not paying attention to the huge guys walking along with me.
“We need to talk” he said when he was close enough for me to hear.
I said nothing, but my senses were suddenly more awake than ever, so much that I could hear him breathe.
I could hear his heavy footsteps approaching me from behind. I wanted to tell him to slow down because my security guards take their job really serious, but I didn’t. I was upset, at my mother, at him, at the world, and if the guards wanted to kick his butt, I would let them do it, at least 30 seconds.
“Alexus!” He called, grabbing my arm, forcing me to turn around and look at him.
My body guards seemed to suddenly be on fire. Each one grabbed one arm and I found myself screaming “NO!”
Gabe was furious; I don’t know where he found the strength, but he got to free himself from them, saying “Yeah, like you don’t who I am.”
By then, we were already in front of my dressing room.
“I want them to leave us alone” He told me. It wasn’t a question as much as it was a command. I nodded at the guards, they didn’t seem too happy about it, but they went away, “Now, you and I are going to talk”
“What do you want, Gabriel?” I asked him, making obvious how much I did not want to talk to him.
“Just get in there, Alexus, I mean it!” he said, trying to sound mad, and he did, but he sounded more like the was about to burst into tears, so I opened the door and we walked in.
I hadn’t even closed the door entirely when he was already talking, “Are you on drugs?” he asked.
“What?” I said, trying to hide my fear.
“Are you on drugs?” He repeated, “Are you driking? Are you cutting yourself? Are you planning to kill yourself anytime soon?”
I could not believe him, but what I couldn’t believe the most was how he knew all that. First, the killing myself part was just a thought, one thought, one time. The cutting? Yeah, true. The driking? Also true. The drugs? One time, just like the suicide thing, but there was no way he could know all that.
“You are in no position of…” I stared, but the interrupted me.
“Are you?” He said, his voice getting stronger.
“Well, what if I am? What if I feel like I’m not worthy of anything in this miserable world? What if I lost myself? How the hell is that your problem, Gabriel? How does that have anything to do with you?!”
He looked at me with sadness. I swore he would cry, but if he did, he waited until he was gone.
“Because I’m your friend. That’s why. And because you asked me for help…I’ve been praying for you…”
“I DON’T CARE!” I exploded. It was meant to happen at some point, but not with him; that didn’t stop me, though, “I DO NOT CARE! You can go and pray for whoever it is that you want, but not for me because I’m helpless! God doesn’t love me, my mother doesn’t love me, not even you, saying you’re my friend and all that crap, just go away!”
“Lex…”
“NO! Go away!” I yelled.
And he did; but now Gabe is here, in my doorway, and I can’t help but to think he’s here only to yell at me and say the things I didn’t let him say last night.
He’s looking at me, without even blinking. I know I must look like a mess right now; I’m not wearing a jackett or a sweater, so he can perfectly see the scars on my arms; they’re small, but they’re very red.
I hate it when he looks at me like this, like he does love me, like I matter, like I exist, in a way that makes you feel important to someone for an entire week even if it lasted only a few seconds.
I force my eyes upward to see him; the tears are burning my eyes as I remember the way I felt last night, what I said to him, how he could see through me. I’ve never been more sorry in my life.
“Lex…” the way he says my name is like a wake-up call.
My eyes are not watery anymore; they’re strong, determinated, serious, “I need help” I tell him.
“I know” it’s all he says; he adds a half smile that feels like the greatest gift in the world to me right now, “God knows”, and that’s enough.

“Beautiful Ending: Perseguidos” Preview. (Actualizado)

marzo 11th, 2012 by Maria J. Morillo

Lo prometido es deuda:

 

 

 

PRIMERA PARTE

 

“Pero cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra”

Mateo 10:23a

———————————————————————————————————————————————————————

1.

“Masacre en iglesia local. 20 muertos. 15 de agosto, 2040”. Eso era lo que abarcaba la primera página de todos los periódicos en California.                                                                                                          

Ayer por la noche, un grupo de delincuentes que se hace llamar “Los perseguidores”, penetró a la fuerza en una pequeña iglesia cristiana comunitaria, acabando con la vida de todo el que se encontraba allí. No hay testigos. La única evidencia con la que se cuenta es la cerradura del edificio, violada, y la firma de la banda, pintada en la pared, con sangre.

Abajo, la lista de fallecidos.

Henry Curry.

Isabel Curry.

Frank Curry.

Joyce Curry.

Deborah Rodriguez.

Karen Hoffman.

Stephen Meester…”

Me detuve en el nombre de mi padre, conteniendo las lágrimas. Mamá estaba por llegar y, de alguna manera, yo ya lo sabía, incluso antes de leer el artículo. Ella no lloraría. Si ella estuviese en mi lugar, ya estaría haciendo las maletas para irnos. Otra vez.

Así que eso hice.

Dejé el periódico a un lado y me levanté a buscar nuestras cosas. Sabía dónde guardaba mamá las maletas, y la había visto preparar nuestra mudanza forzada tantas veces que ya sabía cómo hacer todo.

“No pienses demasiado, sólo hazlo.” Solía decirle mi padre a mi madre, cada vez que teníamos que irnos de la ciudad.

Al recordarlo, las lágrimas empezaron a brotar. Era lo más razonable, acababa de perder a mi padre a manos de quién sabe qué delincuentes. Bueno, eso no es enteramente cierto. Acababa de perder a mi padre a manos de “Los perseguidores”, las personas-si es que se les puede llamar así-, más terribles de toda la tierra. Esos que firman con la sangre de sus víctimas.

“No lo pienses demasiado, Ariella, sólo hazlo.” Me dije a mi misma, forzándome a terminar lo que había empezado. Limpié mis lágrimas. Ya habría tiempo para llorar en el auto.

Me dispuse a hacer todo tan rápido como fuese posible, recordando, también, las palabras de mi padre hacía solo tres meses, cuando les sucedió lo mismo a mis abuelos: “Es cuestión de tiempo, antes de que lleguen a nosotros. Además, la biblia lo dice.” Cuando nos persigan en una ciudad, huyamos a otra. Eso se había convertido en nuestra vida completa desde que empezó el año. Sin embargo, correr, huir, escondernos, perder a seres queridos, es algo que vale la pena. Para mí lo vale. Por Dios, yo haría todo, daría todo. Si Él dio todo por mí, cuando llegue mi turno de dar todo por Él, estaré preparada. Cuando llegué mi turno de darlo todo, lo daré sin pensarlo. Mientras tanto, tendremos que seguir huyendo.

Ropa, mantas, comida, todo iba dentro de las maletas. Todo estaba listo para cuando llegara mamá. Y esa era la parte que más me asustaba: sin papá, ahora yo tendría que decir “Debemos irnos.”  Yo tendría que darle la noticia a mi madre, yo tendría que decirle que ahora éramos nosotras dos, nada más. Solas. Pero yo no estaba preparada.

Miré el reloj. 3:30p.m. Mamá no llegaría, sino en otra media hora.

Me encerré en mi habitación. Estaba dispuesta a sacar lo mejor de esa media hora. Estaba sola. No tenía nada que perder. Mamá era prudente, estaría a salvo. No tenía miedo.

Este era mi momento, esta era mi media hora. Una media hora que no iba a tener después.

En mi habitación, únicamente en compañía del Espíritu Santo, lloré. Lloré la muerte de mi padre, lloré la situación que en la que nos encontrábamos, lloré nuestra huída y lloré, porque, aunque estaba segura de darlo todo, en el fondo temía por mi vida.

Lloré y hablé con Él de todo lo que me preocupaba, de todo lo que me aterraba, y de cuánto necesitaba su ayuda para hacer esto, para ser la fuerte, para no quebrarme de la misma manera en frente de mi madre.

Y en ese lugar, dónde sabía que no estaba hablando sola, dónde sabía que estaba siendo consolada, me llené de fuerzas. Unas fuerzas que, definitivamente, no eran mías y le agradecí desde el fondo de mi corazón, porque era lo que más me hacía falta, y me lo había dado sin ni siquiera pedirlo. Sólo Dios se adelantaba siempre a lo que necesitaba. Y por esa razón-entre muchísimas otras-, me costaba tanto pensar en que sería capaz de traicionarlo. Pero ahora, Pedro lo hizo, negó a Jesús. Y fue uno de sus mejores amigos. ¿Qué garantía había para mí?

-       Gracias-susurré, a pesar de mis miedos.

Entonces, escuché el sonido del auto. Mamá estaba en casa. Mamá estaba en casa. Rayos, mamá estaba en casa y papá no lo estaría jamás. Y yo tendría que decírselo.

Bajé las escaleras, lentamente, pensando en qué iba a decirle, pero cuando la vi, me di cuenta de que ya sabía. Por supuesto que sabía, todo el mundo sabe.

Sus ojos estaban inyectados de sangre por llorar, y me miraban, casi con lástima.

-       Debemos irnos-dije, citando a mi padre, tratando de darle a mi madre las fuerzas que yo misma acababa de adquirir-. Es cuestión de tiempo antes de que lleguen a nosotras. Además, la biblia lo dice. Cuando nos persigan en una ciudad, huyamos a otra, ¿no?

Mamá rompió a llorar frente a mí y en ese instante supe que, además de todo, yo tendría que conducir.

 

Nuestra vida había dejado de ser fácil hacía ya bastante tiempo. Quiero decir, en un tiempo lo fue. Hubo una época de nuestras vidas en que éramos libres. Libres de secretos, libres para mostrarnos como éramos en realidad a todo el mundo, y a mí me encantaba. Libres para liberar a otros.

Recuerdo un día que papá me llevó con él al trabajo. Tenía siete años y parecerá la cosa más estúpida que una persona pueda decir, pero el mundo me parecía feliz, fresco, verde. Y deseé vivir en ese mundo por siempre. Era como mi castillo de princesa.

No creo que haya una sola niña allá afuera que desee vivir en un castillo, ahora. Los deseos de los niños son, simplemente, un mundo mejor. Uno en el que valga la pena vivir. Y nos matan, por intentar construirlo.

 

Ya con todo listo dentro del auto, mamá calmada-dentro de lo que se puede-, y yo frente al volante, era tiempo de partir.

En cierto modo, estaba bien. Éramos únicamente mamá y yo, y habíamos vivido en California por menos de tres meses, además era casi final del verano. No teníamos absolutamente nada que nos doliera, nada que dejar atrás-ni siquiera amigos-. Era lo que necesitábamos. Un nuevo comienzo. Un lugar dónde nadie supiera nada de nosotras. Un nuevo lugar dónde buscar la paz que nos había sido arrebatada.

-       Muy bien-dije, inhalando y exhalando, para alejar los nervios-. ¿A dónde vamos?

-       Texas-respondió mi madre, sin mirarme-. Houston. Houston, Texas.

-       ¿Qué?

Honestamente, estaba esperando por un lugar…diferente. No tan caluroso. Frío, en realidad. ¿Londres, por ejemplo?

-       Mamá, Texas está al otro lado del país, yo no…

-       Ariella. Texas. Y es precisamente, porque está al otro lado del país-la voz de mi madre sonaba programada, plana, casi muerta-. Ya está todo arreglado. Ahora, enciende el auto y vámonos de aquí.

Obedecí.

-       ¿Cómo que está todo arreglado?-inquirí, saliendo de nuestro vecindario-. ¿Cómo es posible que hayas podido arreglar todo?

-       Yo no arreglé nada. Tú padre lo hizo, en caso de que nos sucediera algo, a cualquiera de nosotros. Le sucedió a él, y ahora nos vamos a Texas. No me importa cuánto crees que tienes que conducir, sólo hazlo.

Y con eso, callamos las dos.

Jamás había visto a mi madre tan alterada. Jamás la había visto tan afectada por esto. Quiero decir, a mí también me duele, pero desde que empezaron a incrementarse las masacres en las iglesias y la prohibición de la prédica en varios países, me habían enseñado a ser fuerte. Mi madre, la misma que estaba sentada a mi lado con la vista fija en ninguna parte, me enseñó que en ese momento, había que pensar en cómo ellos estaban mucho mejor que nosotros, sin necesidad de seguir huyendo, y descansando de toda la maldad del mundo. ¿Qué sucedió con todo eso? Quiero decir, yo seguía pensando de esa forma, y no quería pensar de ninguna otra manera, porque sabía que en el segundo en que lo permitiera, estaría acabada, dispuesta a acabar con mi propia vida. No podía permitirme ni un segundo de debilidad, ni un segundo de duda, ni un solo segundo de queja. Pero, ahora, yo no había perdido a mi esposo, ni tampoco me habían dejado sola con una hija a quién proteger. Sin embargo, a mí me resultaba más como que había perdido a mi padre, y viendo los ojos de mamá, como que me habían dejado sola con una madre rota, para recoger los pedazos. Y no tenía idea de qué era peor.

 

Te necesito. Pensé, repitiéndolo una y otra vez en mi cabeza.

Mamá estaba durmiendo y papá no había llegado esa noche. La noche anterior al reporte del periódico.

Yo estaba sentada en la sala, frente a la puerta, abrazando todo mi cuerpo. Casi no pestañeaba y era la una de la madrugada. Más de una vez, en toda la noche, pensé haberlo escuchado al otro lado de la puerta, pero jamás era él. Jamás era nadie.

Esa madrugada, decidí que no dejaría a Dios por nada del mundo, porque cuando me encontrara sola, Él sería el único con quién podría contar.

Yo solía ver a mi padre como un héroe, como la única persona que no me dejaría sola, mi roca, mi apoyo. Y saber que lo perdí me resulta, entre muchas otras cosas, decepcionante. Como si a un niño le dijeran que Superman nunca fue “súper”, que sólo fue un hombre. Como si me hubiesen clavado un puñal en la espalda.

En ese momento, cuando comprendí que mi padre no volvería a cruzar nuestra puerta, ni a abrazarme, ni a decirme que me amaba, comprendí también, que ninguno de nosotros es inmortal, mientras esté en este cuerpo. Con mis abuelos, era distinto. Estaban ya ancianos, aunque se conservaban bien, pero ya eran de edad avanzada. Mi padre, no lo era. Entonces, cualquiera de nosotros podría ser el próximo. Incluso, yo, con dieciocho años, podría abandonar este mundo antes de lo previsto.

Saludando.

marzo 11th, 2012 by Maria J. Morillo

Buenas tardes (en Venezuela es de tarde).

Es lo normal pasar por aqui, dejando post, para eso estan los blogs (me disculpan la falta de signos de puntuacion utilizados como se debe, es que estoy en un computador cuya confuguracion del teclado parece estar en ingles).

Entonces, yo quiero presentarme:

Mi nombre es Maria Jose Morillo Flores, pero todos me dicen Majo, de MAria JOse. Tengo dieciocho años, soy venezolana. Amo a Dios, amo leer y amo escribir, de alli viene el titulo del blog “Dios, libros y yo”.

Estoy en “me gusta escribir” con el proposito de escribir y ser leida, y de leer a otros que escriben con el mismo proposito, tambien. Creo que entre autores jovenes no publicados, debemos apoyarnos.

Los temas mas comunes que utilizo en mis historias son problemas de la realidad de cada dia, y en todas Dios es un protagonistas. En mis historias me gusta presentar al Dios que yo conozco, a ese padre amoroso que sujeta mi mano en la adversidad (lo he vivido, se que lo hace), a esa dulce compañia que es el Espiritu Santo, y no a ese Dios que esta lejano en el cielo, inalcanzable. Ya iran leyendo ustedes, si les gusta como escribo – y espero que les guste -.

Creo que con esto termino por hoy. Gracias de antemano a todos los que me leeran, los que tienen la alocada idea de siquiera intentarlo. Estoy trabajando ahora en un proyecto, que quizas vean por aqui pronto. Les dejare el primer capitulo, en la siguiente entrada.

Bendiciones.

- Majo.


css.php